¡No más accidentes! Un futuro más seguro comienza hoy

“¡No más accidentes! Un futuro más seguro comienza hoy”

¡No más accidentes! Un futuro más seguro comienza hoy

El 21 de abril se conmemora el Día de la Higiene y Seguridad en el Trabajo. Esta fecha busca crear conciencia sobre la importancia de promover ambientes de trabajo seguros y saludables para todos los trabajadores.

La seguridad y salud en el trabajo debe ser una prioridad para todos. Un lugar de trabajo seguro no solo beneficia a los empleados, sino también a las empresas, ya que reduce costos por accidentes y aumenta la productividad. Sin embargo, a menudo los temas de higiene y seguridad pasan a un segundo plano en muchas organizaciones por falta de tiempo o recursos.

Por ello, el Día de la Higiene y Seguridad en el Trabajo nos recuerda la urgente necesidad de fomentar una cultura de seguridad. Las empresas deben implementar políticas, programas de capacitación y medidas concretas para detectar, eliminar y controlar los peligros en todos los puestos de trabajo. De igual forma, cada trabajador debe asumir su responsabilidad practicando comportamientos seguros y notificando cualquier situación que ponga en peligro su salud o la de sus compañeros.

La buena noticia es que todos los accidentes y enfermedades en el trabajo se pueden prevenir incluso con presupuestos limitados, estas son algunas medidas claves para lograr esto:

Mantener el lugar de trabajo limpio y ordenado: Un lugar de trabajo limpio y ordenado no solo mejora la eficiencia y la productividad, sino que también reduce los riesgos de accidentes y enfermedades. Los trabajadores pueden tropezar o resbalar en objetos o sustancias que se encuentren en el suelo, por lo que mantener el lugar de trabajo libre de desorden es una medida simple pero efectiva.

Si en un taller mecánico se mantiene el suelo limpio y libre de aceites y líquidos derramados, se reduce significativamente el riesgo de accidentes por resbalones y caídas.

Fomentar el uso de equipos de protección personal (EPP): El uso de EPP es una medida efectiva para reducir los riesgos en el lugar de trabajo. Los EPP incluyen guantes, gafas de seguridad, cascos, zapatos de seguridad, entre otros. Estos equipos protegen a los trabajadores de lesiones y enfermedades, y pueden ser adquiridos a un costo razonable.

Si en una fábrica se promueve y se exige el uso de guantes de seguridad para manipular objetos cortantes, se reduce el riesgo de cortes y lesiones en las manos.

Identificación de peligros y evaluación de riesgos. Lo primero que se debe hacer para prevenir accidentes y enfermedades en el trabajo es identificar los peligros físicos, químicos, biológicos o psicosociales que pueda causar daño. Una vez que se identifican los peligros, se pueden evaluar los riesgos para tomar medidas para minimizarlos. Es importante realizar evaluaciones de las medidas de seguridad implementadas, para asegurarse de que sigan siendo efectivas y adecuadas.

Cualquier trabajador capacitado, sin necesidad de ser un experto, puede caminar por las instalaciones y detectar peligros obvios como cables eléctricos expuestos, señalización faltante, extintores caducados o máquinas sin protecciones.

Si peligro de caídas en una obra de construcción, se pueden tomar medidas para mitigarlos, como la instalación de barandillas o redes de seguridad. Si hay peligros de exposición a sustancias químicas, se pueden implementar medidas de control de la exposición, como la ventilación adecuada y el uso de equipos de protección personal.

Capacitación y entrenamiento. Educar a los trabajadores sobre buenas practicas de seguridad y salud en el trabajo para sus puestos de trabajo. Es fundamental que el personal esté capacitado en materia de seguridad y salud en el trabajo. Esto les permitirá identificar y reportar los peligros, así como tomar medidas preventivas.

Se pueden ofrecer charlas de 5 minutos al inicio de cada turno sobre temas de seguridad relevantes para las tareas diarias. También se puede rotar un tema de seguridad cada semana para analizarlo brevemente en reuniones habituales.    

Si un trabajador está capacitado en el uso seguro de herramientas y maquinaria, es menos probable que se produzcan accidentes por uso inadecuado.

Realización de simulacros. Practicar cómo responder en caso de emergencias para evacuar de manera rápida y segura. Cuando se simulan situaciones de emergencia se puede identificar posibles problemas que pueden suceder durante el simulacro.

Si se organiza mínimo un simulacro anual de evacuación en caso de emergencias se logra que los trabajadores conozcan los procedimientos de emergencias para que puedan evacuar de manera rápida y segura.

Vigilancia de la salud de los trabajadores. Implementar exámenes médicos periódicos para detectar y prevenir enfermedades ocupacionales. Fomenta una cultura de salud y bienestar en el trabajo, y motiva a los trabajadores a cuidar su salud.

Si se implementa exámenes médicos periódicos se detectará y se logrará prevenir enfermedades ocupacionales.

Promoción de hábitos saludables. Fomentar una buena alimentación, hidratación y descanso de los empleados para reducir fatiga y aumentar concentración.

Recordar a los trabajadores la importancia de dormir bien, alimentarse sanamente y realizar pausas cortas para reducir la fatiga son acciones que no cuestan nada pero marcan una gran diferencia. 

Promover una cultura de seguridad: Fomentar una cultura de seguridad en el lugar de trabajo es una medida efectiva. Esto implica que los trabajadores se sientan cómodos reportando peligros, y que se tomen medidas para abordarlos.

Realiza reuniones de seguridad periódicas para discutir los peligros y las medidas de prevención. Motiva a los trabajadores a reportar cualquier situación de peligro que identifiquen en el lugar de trabajo. Si un trabajador informa de un peligro de seguridad, se debe tomar en serio y abordar el problema de inmediato, para mostrar que la seguridad es una prioridad en el lugar de trabajo.

Si se alienta a los trabajadores a informar de cualquier peligro de seguridad que identifiquen, y se toman medidas para abordar el problema de inmediato, se fomenta una cultura de seguridad en el lugar de trabajo.

Realizar inspecciones regulares: Las inspecciones regulares ayudan a identificar peligros en el lugar de trabajo. Una inspección puede ser realizada por el personal de manera regular y sistemática.

Si se realiza una inspección periódica de las instalaciones eléctricas y se identifican y corrigen problemas como cables pelados o enchufes sueltos, se reduce la probabilidad que sucedan cortocircuitos y accidentes eléctricos.

Existen apps gratuitas de seguridad y salud en el trabajo que son útiles, por ejemplo:

AppSafetycontrol de Safetynova: Permite crear listas de verificación digitales y hacer inspecciones utilizando teléfonos Apple o Android.

No importa el tamaño de la empresa o su presupuesto, cuando hay voluntad, siempre es posible implementar medidas para prevenir los accidentes y las enfermedades laborales de los trabajadores. Cada pequeña acción suma para crear espacios seguros y productivos.

Tanto empleadores como empleados debemos unir esfuerzos para crear una cultura de seguridad. Tu vida y la de tus compañeros valen demasiado como para ser puestas en peligro en el transcurso de cada jornada laboral. Haz de tu lugar de trabajo un espacio seguro y promueve este mensaje de concientización con todos aquellos con quienes te relacionas.  La seguridad y salud de cada trabajador requiere del compromiso y acción de todos.  ¡ponte en acción hoy mismo!, ¡manos a la obra!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top